Vivir nuestros valores: “Primero lo Primero”

Vivir nuestros valores: “Primero lo Primero”

¿Cuál es nuestra Misión en la vida?

Muchas personas quizá no hayan reflexionado sobre ello, pero todos tenemos un propósito vital, una misión, ese algo esencial e importante que nos impulsa a movernos y a seguir adelante a pesar de las dificultades. Puede que no nos hayamos parado a preguntarnos cual es nuestro  propósito pero este existe igualmente, y descubrirlo y tomar conciencia de él es el ingrediente esencial para tener una vida plena

Este Propósitoviene dado por nuestros valores, las ideas o conceptos esenciales que nos mueven en la vida, y que a la vez conforman el sistema de creencias que empleamos para movernos por el mundo. Nuestros valores son nuestros pilares esenciales como personas, lo que mas nos importa en la vida, y lo que necesitamos mantener en nuestras vidas para sentirnos tranquilos y felices. Podemos citar algunos como la familia, la amistad, la libertad, la seguridad, la realización, etc… Estos valores difieren de una persona a otra, son totalmente subjetivos, y no son buenos ni malos, simplemente diferentes. Pero sean cuales sean, estos tienen una importancia esencial para la persona, hasta el punto de que vivir o no conforme a los propios valores es lo que hará que nos sintamos o no personas felices.

Nuestros valores además no tienen todos la misma importancia, sino que existe entre ellos una jerarquía de forma que podemos hablar de valores fundamentales y valores importantes (pero no esenciales).

¿Hasta que punto conocemos nuestra escala de valores y vivimos conforme a ellos? ¿Cuantas veces tenemos la sensación en nuestro día a día que lo urgente desplaza a lo importante? En una sociedad como la nuestra, donde todo avanza a gran velocidad, se hace mas importante que nunca conocer cuales son las cosas mas importantes para nosotros como personas, ya que el ritmo desenfrenado de la vida muchas veces nos obligará a priorizar y  corremos el riesgo de descuidar lo verdaderamente importante para nosotros como personas, lo que nos da la fuerza, el impulso y el sentido de coherencia para perseguir  nuestras metas.

Compartimos con vosotros un antiguo cuento oriental que trata de enseñarnos precisamente la importancia de saber qué es lo realmente importante y vivir conforme a ello:

“En uno de sus frecuentes paseos matinales, un experimentado maestro se detuvo en una sombra frente al mar con un grupo de discípulos. Saco de una mochila un gran frasco de cristal y media docena de piedras que, tras colocar cuidadosamente una tras otra dentro del frasco cabían exactamente hasta llenarlo.

Y entonces pregunto a sus discípulos: ‘¿está lleno este frasco?’ A lo que el grupo contestó al unísono que sí. Entonces el maestro, mostrando su peculiar sonrisa, sacó un saquito de grava de la mochila y comenzó a verterla dentro del frasco sobre las piedras a la vez que lo iba agitando con suavidad, de modo que la grava iba cayendo entre las piedras. Y cuando ya no pudo meter más grava en el frasco les volvió a preguntar: ‘¿Está lleno el frasco?’

Y el grupo respondió que posiblemente no. Y así fue como el maestro sacó de su mochila un saquito de fina arena que cuidadosamente fue metiendo en el frasco mientras lo agitaba suavemente por entre las piedras y la grava. Una vez que no cabía más arena fina volvió a preguntarles: ‘¿Está lleno este frasco?’ Y esta vez todos dijeron que seguro que no.

Y entonces sacó una botella de agua, vertiendo el líquido poco a poco en el frasco hasta que el agua estaba a punto de rebosar por el borde. En ese momento depósito el pesado frasco en el suelo y les preguntó a sus discípulos: ‘¿Cuál es la enseñanza que podemos extraer de esto?’

A lo que un discípulo respondió: ‘que no importa cuán ocupado estés, porque si trabajas duro y te esfuerzas siempre podrás hacer más de lo que haces’. A lo que el maestro replicó: ‘esa es una conclusión equivocada y peligrosa. La verdadera enseñanza que hoy probamos es que si no metemos las piedras en el frasco al principio, luego ya no es posible hacerlo.”

¿Conoces ya cuales son tus piedras grandes? ¿Están metidas en el fondo de tu frasco? Si la respuesta es si, ¡enhorabuena! Si la respuesta es no, ya sabes por donde puedes empezar tu camino hacia tu propósito vital.

Goose Talent Institute