PERSEGUIR TU SUEÑO

PERSEGUIR TU SUEÑO

Son muchos los mensajes que nos llegan sobre la creatividad, la innovación, el desarrollo profesional, el emprendimiento, etc… Más aún en los momentos de incertidumbre que estamos viviendo.

En los últimos meses me he cruzado con personas que han decidido enfocarse en su sueño.  Son variados los temas y los proyectos que me han contado, alguno de ellos formaba parte de su proyecto de vida desde niños, otros han surgido a mitad del camino entre la juventud y la madurez, y otros están iniciando ese camino cuando en otro tiempo estarían previos a la jubilación.  Todos ellos dispuestos a salir de la tan nombrada Zona de Confort, esa zona en la que no estás cómodo pero en la que tienes un alto nivel de control sobre lo que pueda pasar.

Curiosas han sido las conversaciones sobre cómo lo contaron a sus familias o cómo reaccionaron en su entorno laboral, recuerdo un caso de una mujer emprendedora que al contarle a sus padres y hermanos que dejaría el trabajo para dedicarse a lo que le gustaba le dijeron:  “que graciosa es María, siempre lo ha sido, jajaja”,  hoy es una mujer de éxito y altamente satisfecha con su decisión.  Me han contado anécdotas variadas:   desde enfados y amenazas a “tu estás loca” o a “ya era hora, hacía mucho tiempo que tenías que haberte atrevido”.

Curiosos también han sido las vivencias de los primeros días en los que se presentaban a pedir información a organismos oficiales o a entidades a solicitar financiación; anécdotas que parecían guiones de película, por supuesto tanto de género dramático, como de comedia, alguno incluso de ciencia ficción.

Por propia experiencia el proceso de viaje hacia nuestro sueño suele estar acompañado de términos como riesgo, límites, posibilidades, incertidumbre, renuncia, cambio, toma de decisiones, fracaso, miedo, etc… Aunque también está acompañado de ilusión, emoción, sonrisa, satisfacción, éxito, …

Pierde importancia el tipo de proyecto, ya sea personal, profesional, o familiar y cobra importancia la experiencia vivida, lo que si coincide en todos es que “todo empieza como nada” y una vez en marcha como decía O.W Holmes “estirada por una nueva idea, la mente del hombre jamás recobra su tamaño original”, perseguir tu sueño, como mínimo se convierte en un proceso de estiramiento de mente con experiencias que jamás olvidarás. Y ten mucho cuidado con lo que sueñas, no sea que se haga realidad.

 

Goose Talent Institute

GTI