LAS 9 ARMADURAS DE LA PERSONALIDAD

LAS 9 ARMADURAS DE LA PERSONALIDAD

Todos los seres vivos tenemos instinto de supervivencia, el cual nos lleva de una forma refleja e inconsciente a protegernos del entorno. Los seres humanos desde que somos niños comenzamos a construirnos una protección frente a ese entorno, una suerte de armadura, que tiene como misión proteger las partes más vulnerables de nuestro Ser y permitirnos desenvolvernos en el mundo. Esa armadura se llama Personalidad (algunos autores lo denominan Ego).

Nuestra Personalidad, hecha de estrategias aprendidas, mecanismos de defensa y reflejos condicionados entre otros elementos, nos ayuda desde la infancia a conocer y a poner en practica aquello que percibimos que nos permitirá obtener la atención de Papa y Mamá, relacionarnos con nuestros amigos, cumplir con las expectativas de nuestro entorno social y obtener la satisfacción de nuestras necesidades.

Con el tiempo, estas estrategias de adaptación se van haciendo cada vez mas y mas complejas, hasta convertirse en resortes que se disparan de una forma tan predecible, automática y frecuente que llega un punto en que ya no sabemos distinguir donde acaba nuestro Ser y donde empiezan nuestras estrategias de Personalidad. Y lo que es peor, nos llegamos a identificar tanto con nuestra Personalidad, con nuestra armadura, que llegamos a perder todo contacto con nuestro Ser, con nuestra autentica esencia que permanece dentro de nosotros.

Esto no quiere decir que debamos eliminar o modificar nuestro tipo de Personalidad, la personalidad es necesaria por esa importante función de protección que cumple y el estilo básico de personalidad que cada uno desarrolla está tan íntimamente ligado a nosotros que tiende a no cambiar a lo largo de la vida ( y desde luego no seria una buena idea tampoco intentarlo.)

La idea no es “rechazar” nuestro estilo de personalidad, ya que este está tan ligado a nosotros que sería el equivalente a rechazarnos a nosotros mismos. Se trata de conocerlo, aceptarlo y trabajar sobre él tomando conciencia de sus patrones básicos de funcionamiento para, a través de la toma de conciencia y el trabajo personal, volvernos más flexibles, estar menos “atados” por nuestro tipo y poner el énfasis en nuestras cualidades y fortalezas (también ligadas al tipo. Volviendo a la metáfora del a armadura, la idea es convertir nuestra armadura rígida en un traje más flexible, que siga cumpliendo con su función de protección, pero que a la vez no nos constriña y nos permita una mayor gama de movimientos.

La propuesta del Eneagrama es que cada persona pueda llegar a conocer su estilo de personalidad para poder aprender a no estar tan “atrapados” dentro de los limites de nuestra armadura, a tomar conciencia de qué tipo de armadura llevamos y en qué ocasiones la utilizamos, y así poder crecer como personas apoyándonos en las cualidades y en las tendencias que tenemos en función de nuestro tipo de personalidad, logrando una mejor comprensión de nosotros mismos, y una mejor relación con las personas que nos rodean.

Hay diferentes corrientes o escuelas dentro del Eneagrama, pero todas nos hablan de que hay 9 diferentes tipos de personalidad en el Mundo, de modo que en nuestra infancia ( a partir de los 7 años según unos autores, e incluso más temprano según otros) adoptamos uno de esos 9 estilos o armaduras, en función de nuestra tendencia desde niños y de las experiencias que vivimos desde el nacimiento.

Cuando las personas conocemos por primera vez el Eneagrama en seguida surge la pregunta evidente: ¿Cómo puede un sistema definir en 9 tipos básicos de personalidad a los miles de millones de habitantes que poblamos este Planeta? ¿Cómo puede este sistema ser Universal? La respuesta es sencilla: el Eneagrama no pretende estandarizarnos en 9 tipos de personas, ni pretende tampoco explicar todo lo que la persona es, piensa, siente y hace. Recordemos que el estilo de personalidad es la armadura que nos ponemos para desenvolvernos en el mundo. Cuando estamos relajados, tranquilos y nos sentimos conectados con nosotros mismos, el tipo de personalidad no es apreciable porque no entra en acción. Además el Eneagrama describe estilos de personalidad, pero también ofrece dentro de cada estilo una amplia gama de variables que explican las diferencias observables y evidentes dentro de cada tipo (variantes instintivas, alas, puntos de conexión…).

Podríamos poner como ejemplo un amanecer. A quien le gusta observar los amaneceres sabe y aprecia que son muy distintos, hay infinidad de variedades tanto por paisaje como por gamas de colores e intensidad de la luz; sin embargo, siguen siendo “amaneceres” todos son lo son por reunir una serie de características elementales y comunes que los define. Lo mismo ocurre con el Eneagrama y con los tipos de personalidad o Eneatipos, de modo que podemos llamar al Eneatipo 1 el perfeccionista, pero habrá tantas variantes, tonos y estilos de este Eneatipo como de amaneceres, y sin embargo seguirá teniendo una serie de rasgos comunes que lo identifica: motivaciones principales, estrategias, patrones de conducta, deseos y miedos básicos…

Haremos una breve descripción de los 9 tipos o perfiles de personalidad que describe el Eneagrama, es decir, los 9 tipos básicos de armadura que llevamos las personas. Para describir estos 9 tipos hay distintos enfoques según el autor al que sigamos, de forma que algunos autores hacen mas hincapié, ponen el foco, en los 9 tipos de neurosis que caracterizan cada tipo en lo que se denominan las Pasiones (Claudio Naranjo), mientras que muchos otros autores ponen más el foco en las virtudes o cualidades de cada tipo (Risso y Hudson; Sikora). Trataremos de hacer una breve descripción que tenga en cuenta ambas aproximaciones:

  • Tipo 1: El que busca la perfección: Tienden a ser personas éticas, comprometidas con lo que hacen y fiables, motivadas por el deseo de hacer lo correcto, mejorar el mundo y evitar los fallos y la culpabilidad. La pasión de este eneatipo es la Ira, aunque la reprimen porque los aleja de la perfección o de la imagen de perfección que desean alcanzar y la disfrazan de benevolencia.

 

  • Tipo 2: El que busca la conexión: Tienden a ser personas cálidas, amables, preocupadas por los demás y generosas, movidas por el deseo de sentirse queridas y necesitadas por los demás y de evitar reconocer sus propias necesidades. La pasión de este eneatipo es el Orgullo, usan la estrategia de dar y de ayudar para seducir y elevar su auto imagen. Necesitan recibir atención de los demás y esconden una profunda necesidad de ser amados.

 

  • Tipo 3: El que busca destacar: Tienden a ser personas orientadas al éxito, muy conscientes de su imagen y altamente productivas, movidas por el deseo de ser o aparentar ser exitosos y evitar el fracaso. La pasión de este eneatipo es la Vanidad, se suelen centrar en brillar y destacar ante los demás, y buscan su identidad a través del éxito. Son muy camaleónicos y dan la sensación de ser pura fachada.

 

  • Tipo 4: el que busca ser único: Tienden a ser personas creativas, sensibles, y de humor cambiante, movidas por el deseo de ser especiales, estan constantemente conectados con sus sentimientos que tienden a amplificar y evitan ser corrientes y ordinarios. La pasión de este eneatipo es la Envidia, tienen una profunda sensación de carencia y se comparan con los demás, conectando con su sufrimiento para resaltar su importancia.

 

  • Tipo 5: El que busca estar distanciado. Tienden a ser personas analíticas, intelectuales distantes y muy orientadas a la obtención de conocimientos, movidas por el deseo de mantenerse distantes tienen a medir su gasto de energía y evitan depender de otros. La pasión de este eneatipo es la Avaricia, tienden a acumular conocimientos, viven con distanciamiento emocional respecto a las demás personas y tienen una gran necesidad de independencia.

 

  • Tipo 6: El que busca sentirse seguro. Tienden a ser personas leales, comprometidas y fiables que buscan constantemente posibles fuentes de amenaza o peligro motivados por su sensación de miedo y la búsqueda de la seguridad. La pasión de este eneatipo es el Miedo, son personas que dudan constantemente lo que les lleva a buscar estructuras y figuras de autoridad que les proporcionen sensación de seguridad. Buscan la autoridad pero al mismo tiempo desconfían de ella.

 

  • Tipo 7: El que busca sentirse estimulado. Tienden a ser personas entusiastas, divertidas, espontaneas y aventureras, motivados por su necesidad de sentirse alegres buscan actividades que les estimulen y les permita evitar el dolor. La pasión de este eneatipo es la Gula, en el sentido de avidez constante por experiencias nuevas y estimulantes como estrategia para llenar su sensación interna de vacío y evitar el sufrimiento.

 

  • El tipo 8: el que busca sentirse poderoso. Tienden a ser personas que buscan retos a los que enfrentarse y les gusta estar al mando de las situaciones, suelen ser confrontadores y están motivados por la necesidad de sentirse fuertes y evitar la debilidad o vulnerabilidad. La pasión de este eneatipo es la Lujuria en el sentido de búsqueda de la intensidad, y en esa búsqueda no les importará meterse en peleas con tal de mantener la apariencia de fortaleza. Pueden resultar intimidantes para los demás pero detrás de esa armadura ocultan una gran inocencia.

 

  • El tipo 9: el que busca sentirse tranquilo. Tienden a ser personas agradables, confiables y que se adaptan a los demás, están motivados por una necesidad de mantenerse en paz, fusionarse con los otros y evitar los conflictos. La pasión de este eneatipo es la Pereza, en el sentido de que detrás de su apariencia de felicidad esconden una gran dificultad para mirarse a sí mismos y saber qué es lo que desean. Se funden con su entorno y actúan como mediadores.

 

Goose Talent Institute