Formación en desarrollo personal… ¿para qué?

Formación en desarrollo personal… ¿para qué?

Desde  pequeños, la sociedad en la que vivimos nos enfoca  a la consecución de objetivos que están fuera de nosotros; la importancia del dinero, poder, fama, aceptación externa…nos pinta una foto fija de la vida con estas recetas infalibles que se olvidan de lo fundamental; la conexión con la esencia de cada ser humano.

La vida transcurre y un día, antes o después, caemos en  que aquella foto fija de nuestra vida eterna y “feliz” ya no está. Es como si nos hubiéramos quedado dormidos en una habitación y cuando abrimos los ojos, aun siendo el mismo espacio, nada es igual, la forma de mirar no es la misma, aquellos seres humanos que nos enseñaban los caminos no eran Dioses de la verdad absoluta; desde la buena fe de cumplir con un “SISTEMA” se olvidaron de contarnos la raíz de sus miedos y frustraciones, solo nos advirtieron de cómo combatirlos a través del dinero, el poder, la aceptación social, esas capas de cemento que esconden nuestra vulnerabilidad como seres humanos…

¿Quiénes somos realmente?

Mirar el  cielo azul, la belleza de una flor, disfrutar de una conversación con un buen amigo/a antes de dormirse, soñar en descubrir mundos a lomos de esa ilusión tan especial que vuelve el estómago, desear que llegue el día siguiente… esa lucidez natural que comprende que lo único que nos pertenece es vivir un efímero tiempo y emplearlo desde la conexión con nosotros mismos.

Nacimos con estas facultades ¿dónde están? ¿En qué punto del camino se perdieron?

desarrollo-personal_2

Tenemos la maquinaria más potente de la naturaleza para vivir en el presente y, sin embargo, una y otra vez la empleamos para estar en el futuro o en el pasado, convertimos la defensa natural del miedo que nos protege de los peligros objetivos, en el piloto de nuestro viaje en la vida, la mayoría de nuestras decisiones están condicionadas más por lo que tememos que por aquello que realmente deseamos…

Quizás todos estos motivos sean suficientes para que un curso de desarrollo personal te recuerde que dentro de ti hay alguien, tu esencia, que sólo te pide un poco de atención para mirar la vida tal y como es: un regalo que sólo desde nuestro yo verdadero merece la pena ser vivido.

GTI