Autoconocimiento: El Camino de la Elección

Autoconocimiento: El Camino de la Elección

Vengo observando que en las redes sociales hemos pasado de encontrar un movimiento masivo que proclama los beneficios del autoconocimiento y del desarrollo personal, a un movimiento que se rebela contra ello con frases como “el autoconocimiento está haciendo mucho daño, la gente en menos feliz”. No estamos en situación de plantearnos este cambio de paradigma como una confirmación científica basada en hechos estadísticos, lo que sí podemos es hacernos preguntas que nos lleven a entender esta nueva tendencia, preguntas que resuelvan nuestras dudas sobre en que medida y en que aspectos conocernos repercute directamente en nuestra felicidad.

 

La pregunta principal es: ¿cual es el perjuicio o beneficio de conocer el máximo nivel de detalle nuestro “yo”?
e
¿Cual es el beneficio de saber que le ocurre a mi “yo” cuando recibo un mensaje que contradice mis ideas?:  que puedo responder de un modo u otro teniendo en cuenta que parte de mi responde, la reactiva o la activa; ¿Y el perjuicio?, ninguno, yo decido.
e
¿Cual es el beneficio de saber que le ocurre a mi “yo” cuando reconozco mis emociones?:  que puedo interpretarlas, que puedo poner atención a ellas, que puedo tomar conciencia de porque surge una u otra y por lo tanto podré gestionarlas;  ¿Y el perjuicio? ninguno, yo decido.
ee
¿Cual es el beneficio de saber que me hace mostrarme o esconderme?: que puedo reconocer que aspectos me hacen buscar visibilidad y que miedos y temores me llevan a ocultarme; ¿Y el perjuicio? ninguno, yo decido.
 e
¿Cual es el beneficio de saber que me mueve y que me da energía o que me derrumba y me hace sentirme abatido?:  que puedo poner el foco en aquello que deseo, que puedo gestionar aquello que me abate y que puedo encontrar instrumentos de equilibro entre ambas. ¿Y el perjuicio? ninguno, yo decido.
i-am-461820_640
¿Cual es el beneficio de saber el porque con unas personas me siento fortalecido y con otras me siento debilitado?: que puedo identificar mis debilidades y mis fortalezas con respecto a esa relación y poner toda mi atención en reforzarla o suprimirla. ¿Y el perjuicio? ninguno, yo decido.
 e
Podría seguir haciéndome preguntas, aunque no lo necesito para posicionarme en la defensa del autoconocimiento como bien individual y colectivo.  A nivel individual considero que el conocer  qué me lleva hacía un comportamiento u otro, a una reacción o a otra, me permite responsabilizarme de ello y me da libertad en la toma de decisiones; y a nivel colectivo defiendo que una saludable actitud global no es posible sin el entendimiento individual.
 e
Entonces ¿realmente el autoconocimiento resta felicidad?, ¿el autoconocimiento debilita?, ¿el autoconocimiento minimiza al ser humano?, no, el autoconocimiento responsabiliza y ello nos convierte en protagonistas, puede que esta sea la causa de esa “infelicidad”, el descubrir que nadie es responsable de lo que nos ocurre más que nosotros mismos.
 e
Goose Talent Institute