¿Eres Protagonista o eres Víctima?

¿Eres Protagonista o eres Víctima?

Actitudes ante la vida:

Si uno no es parte del problema, no puede ser parte de la solución” Fredy Koffman.

Hay quien define la vida como el tiempo transcurrido entre 2 momentos, el momento de nuestro nacimiento y el de nuestra muerte. Nuestra vida es el conjunto de cosas que nos suceden en ese tiempo, unidas por una línea temporal que forma nuestra línea de la vida, llena de sucesos, vivencias y emociones (positivas o negativas).

A lo largo de nuestras vidas nos suceden cosas, cosas que tienen lugar a nuestro alrededor y que nos afectan. Por ejemplo cuando somos niños la llegada de un nuevo miembro a la familia cuando nace un hermanito o la perdida de un miembro de la familia con el fallecimiento de un abuelo. O un cambio de amigos al estudiar en nuevo colegio porque Papa y Mama fueron por trabajo a vivir a otra ciudad. Cuando nos hacemos adultos, nuestra capacidad de decisión sobre las cosas que nos ocurren aumenta, pero aun nos vemos rodeados de cosas que nos afectan y que no dependen completamente de nosotros: la despedida de un amigo o de un compañero de trabajo, la perdida de un empleo por las dificultades económicas de nuestra empresa…. Estos hechos ocurren, están ahí y afectan nuestras vidas aunque no los hayamos elegido; sin embargo hay algo que siempre podemos elegir: siempre tendremos la facultad de elegir cómo reaccionamos ante estos hechos. Y esta facultad intrínsecamente humana de poder elegir nuestra respuesta ante cualquier situación es lo que llamamos LIBERTAD: libertad para elegir cómo me voy a sentir, qué voy a pensar y finalmente qué voy a hacer ante la situación, de acuerdo con mis valores.

Para ser los protagonistas de nuestras vidas, además de hacer uso de esta Libertad de forma consciente, es necesario que asumamos además nuestra RESPONSABILIDAD. ¿Cuánta participación e implicación tenemos en todo lo que nos sucede? ¿Por qué ocurren las cosas? ¿Y por qué nosotros hacemos lo que hacemos?. Por ejemplo, si estoy sujetando una pelota en mi mano y esta cae al suelo, ante la pregunta ¿Por qué cayó la pelota al suelo? caben 2 explicaciones: por la fuerza de la gravedad o bien por que abrí mi mano. La respuesta no es trivial: si digo que fue por la fuerza de la gravedad, es algo superior a mi que yo no podré cambiar; sin embargo si me reconozco que fue porque abrí la mano, la próxima vez podré hacer algo al respecto. Y esta es la diferencia entre adoptar una actitud de VICTIMA, cuando nos decimos a nosotros mismos que las cosas ocurren sin que podamos hacer nada al respecto, y adoptar la actitud de PROTAGONISTA, cuando nos preguntamos en qué medida hemos podido influir en lo que ha ocurrido y qué podremos hacer la próxima vez para generar un resultado distinto. Como dice dice Fredy Koffman en su charla “Vida, Libertad y Conciencia” la postura de la Victima puede ser muy tentadora, porque tiene la ventaja de hacer que no seamos culpables de lo sucedido: “fue la fuerza de la Gravedad, yo soy inocente”. Pero también tiene un serio inconveniente y es que si soy inocente soy impotente: no podré hacer nada para cambiar la situación. Si no soy parte del problema, no podré ser parte de la solución. No hay nada que yo puedo hacer para impedir la gravedad.

Y así todos tenemos esta importante elección ante nuestra vida: ¿Quejarnos ante lo que nos ocurre, echando balones fuera y sintiéndonos impotentes? ¿O bien asumir nuestra responsabilidad, tomar las riendas y convertirnos en protagonistas de nuestros problemas y de nuestras soluciones?

 


 

 

OFERTA FORMATIVA CAMBIOSAprovecha el 10% de Descuento hasta el 15 de Julio.

 

Goose Talent Institute.